¡Hola, familia! ¿Qué tal? Hoy me gustaría daros las gracias por haber decidido pasar un ratito de vuestro tiempo leyéndome. El tiempo es muy valioso, e invertirlo en mi blog es para mí un regalo. El libro que hoy os traigo se llama 'Nadie' y está escrito por María Blázquez, la primera autora extremeña (paisana mía, pues) que reseño en el blog.



¿Por qué decidí leer 'Nadie'? Este libro me transmitió algo especial. Tuve la sensación de que leyéndolo se removería algo dentro de mí, así pues, a pesar de tener muchas lecturas pendientes, postergué todo para conocer a Nadie y su historia.

¿Cómo es la lectura de 'Nadie'? Cuando empecé a leerlo pegué un brinco. María Blázquez también escribe de una forma sonora y poética. Uso el adverbio 'también' porque este mes os estoy trayendo muchos libros que tienen ese deje de poesía, muy característico por el uso de frases cortas, llenas de poesía y con carga emocional. Además María escribe una historia muy sentida y desgarradora, lo cual contrasta a la perfección con esta prosa sufridora. 

No sólo la prosa sufre, Soledad también. Toda la historia de 'Nadie' trata sobre los sentimientos y pesares de Soledad, la protagonista de este relato, quien está resistiendo los embistes de un amor que se está apagando. Acompañar a Soledad es muy bonito, porque ella te lo expresa de una manera muy de real, consiguiendo incluso, hacer un arte del dolor, pero la parte negativa de esta historia, es que el sufrimiento es continúo. Ella nunca deja de sufrir y cuando parece que llega el momento de hacerlo, queda una inquietante ambigüedad.

Foto realizada para mi Instagram
En ocasiones me ha recordado a Dulce Chacón, una escritora también extremeña, que al ser poeta impregna todas sus novelas con esa sonoridad inherente al género. Se nota que María también escribe poesía. Es por ello que tenéis que leer este libro esperando encontrar el lamento artístico constante. La mujer que representa este grito de dolor (Soledad) no se alza como ninguna heroína, sino como la viva aprensión de la mujer que ama y no sabe vivir sin amor. Me ha parecido un personaje débil por su eterna paciencia y su infinito perdón, pero a la vez me he reprendido a mí misma por no ser capaz de ver que esta mujer tiene un digno corazón que decide apostar por la esperanza. ¿Por qué aquellos que quieren seguir apostando por el amor de un ser humano, aunque este humano les desprecie, nos parecen débiles? No es un libro sobre el maltrato, por si esta idea está cuajando en vuestra mente. Hay otras formas de desgarrar a una mujer en una relación amorosa.

En general es una lectura triste, que te deja bastante off. No hay ningún tipo de acción, sólo el grito de la pena. Apenas hay personajes en la historia. Y a pesar de lo mucho que Soledad se esfuerza, tampoco hay mucha esperanza. Puede parecer repetitivo, porque cada corto capítulo, es otro golpe (metafórico) que la protagonista tiene que silenciar. Ella nos lo cuenta bonito, pero consigue que también nos llegue el dolor. El final me ha dejado con la misma sensación de llovizna depresiva, así pues, no le he tomado mucho aprecio a la resolución. Eso sí, debo deciros que llegando al final vemos un juego metaliterario por parte de la autora que no era muy esperado.

¿Volvería a leer a María Blázquez? Sí, me gustaría seguir conociéndola. Y si a vosotros también os ha picado el gusanillo, podéis saber más aquí. También os invito a ver la entrevista que le realizaron en Tele7Radio7 (aquí). ¿Verdad que esta autora desprende una simpatía propia? Y por último, podéis leer otra reseña en el blog de mi amiga Sandra, Mi Rincón de Libros y Yo (aquí).


¿Cuál es vuestra opinión?
¡Nos vemos en los comentarios!