Queridos lectores, ¡vamos allá con otra reseña! He quedado prendada de Verne y la vida secreta de las mujeres plantas. Anaya se ha encargado de editarlo con mucho mimo y cariño, cuidando hasta el mínimo detalle. Y esta dedicación se puede apreciar ya en la portada, la cual, a su vez, nos revela una información muy importante: Ledicia Costas ha sido premiada con el Premio Lazarillo 2015 gracias a esta historia. ¿No tenéis ahora más ganas de descubrirla? 



¿Por qué decidí leer Verne y la vida secreta de las mujeres plantas? La portada me cautivó. Sí. Es cierto. Tanta vegetación junta me vuelve loca. Y la contraportada no me dejó lugar a dudas, pues en ella se muestran botecitos medicinales que nos recuerdan a aquellos boticarios antiguos. Como profesional de la naturopatía, amante de las plantas y de la magia (vosotros también veis el duendecillo de la imagen, ¿verdad?), tenía que tenerlo entre mis manos. Como dato, el hecho de que el título nombrase a Julio Verne no tuvo repercusión en mí, pues debo confesar que nunca he leído sus obras y aunque su figura me atrae, de momento no hemos quedado para tomar ningún café literario. 


¿Cómo es la lectura de Verne y la vida secreta de las mujeres plantas? Fascinante. Os lo digo así a bocajarro. En muchos blogs ha sido definida como la mejor lectura de 2016, y yo voy a catalogarla como uno de los mejores libros de este 2017

Esta obra tiene muchos elementos atractivos que juegan a su favor. En primer lugar, es una lectura sumamente recomendable para los seguidores de Julio Verne. Si tú eres uno de ellos, no dudes en hacerte con un ejemplar. Verás a un Julio Verne tratado con admiración dentro de la obra y podrás disfrutar de su elegante presencia durante todo el relato, además de los continuos guiños que hay hacia sus novelas. Por otro lado, todo está lleno de plantas. Parece llegar hasta a ti el olor a limón de la melisa, o el perfume adulzado de las violetas. Esto lo convierte en un bálsamo para el lector, pues todos nuestros sentidos se despierta a través de la lectura. Además, el argumento se desarrolla en Vigo y las Islas Cíes, y ya sabes lector lo bonita y mística que es esta tierra. Si a todo esto le añadimos magia y fantasía añeja, de esa que se cuece entre libros de hojas amarillentas y lomos polvorientos, de aquella que resucita duendes y despierta la conexión olvidada de los humanos con el mundo de lo oculto, tenemos una mezcla que bien podría albergar la clave de la inmortalidad. Ledicia Costas se ha propuesto utilizar todas sus hojas de naurilium (una planta secreta ficticia con gran poder curativo que se nombra en la novela que nos ocupa), para dar forma a  esta gran novela. Y el efecto es el deseado: te cura todos los males.

Las leyendas que la autora ha creado y que envuelven tanto a Julio Verne como a las mujeres plantas, son fascinantes. Todo el libro es un precioso cuento para jóvenes y adultos que está cargado de valores y sentimientos a flor de piel. Los capítulos son cortos y empiezan con singulares títulos que revelan gran parte de su contenido. Desde el punto de vista de los más jóvenes, estos títulos ayudan a anticipar de qué va a tratar el próximo pasaje y facilitan la comprensión. 

En el anterior párrafo hablo de los sentimientos a flor de piel, y es que Ledicia ha derramado esencia de amor por todos los rincones. Para mí es un libro que trata sobre el amor en todas sus vertientes, aunque está lejos de ser una novela romántica. Con este sentimiento tan puro no he podido evitar derramar alguna que otra lágrima, pues el libro también nos enseña cómo los seres queridos acaba partiendo tarde o temprano. El ciclo natural de las cosas se expresa de una manera tan bella y respetuosa, que ojalá fuera así en la realidad. A mí me ha cambiado la forma de ver este eterno retorno al que estamos sometidos todos los seres, y cuando tenga que explicárselo a alguien, rescataré el secreto de las mujeres plantas para hacerlo.

Sinceramente, es un libro que te va a dejar huella seas quien seas. Avivará la llama de tu imaginación, y te dará razones para seguir creyendo en las leyendas, para amar a la naturaleza y leer libros sin parar. Porque Verne y la vida secreta de las mujeres plantas también enaltece esta valiosa cualidad: saber leer. Así pues, pon en marcha este valioso mecanismo. ¡Lee este libro! ¡Léeselo a los pequeños y mayores que te rodeen! ¡Descubre el secreto de las mujeres plantas y acompaña a Verne en su nueva aventura!


¿Volvería a leer algo de Ledicia Costas? Desde luego, esta autora se ha ganado mi admiración. Entiendo perfectamente que haya sido premiada con el Lazarillo 2015 porque la obra lo merece. Pero no es el único premio que ha recibido, pues ya consiguió el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2015 con la obra Escarlatiña, a cociñeira defunta. Este es mi próximo objetivo, en castellano titulado: Escarlatina, la cocinera cadáver

¿Qué os ha parecido este libro? Bonito, ¿verdad? ¿Quién es seguidor de Julio Verne? ¿Y amante de las plantas? ¿Alguien se lo lleva anotado? ¿Alguien lo ha leído? ¡Atropello de preguntas! Leo vuestras respuestas en comentarios ;)