¡Hola, bellezas! Ya es jueves, y el fin de semana acecha con ese buen rollo suyo, así que es un día ideal para hablaros de esta obra con tintes africanos y palabras que enamoran: Nakupenda. Y es que ya el propio título es un misterio, ¿verdad? Editorial Oblicuas es quien ha apostado por la obra de Alethia Díaz. Y la Reina Lectora está encantada de reseñarla en este blog.


Comprar en papel: aquí.
Comprar en digital: aquí.

¿Por qué decidiste leer este libro? Debo reconocer que la portada me llamó mucho la atención, así pues, decidí leer su sinopsis. La sinopsis nos informa de que este libro se desarrollará en el corazón de África, y como nunca antes había leído una historia ambientada en este bello continente, decidí quedarme con esta lectura.

¿Cómo es la lectura de 'Nakupenda'? Nakupenda transcurre sin perder de vista a Andy, nuestra protagonista. Andy es una mujer que ha sufrido mucho en la vida, pero que tiene una fuerza y una energía espectacular. De nacionalidad inglesa, se verá arrastrada hasta el continente africano a causa de un matrimonio que ella no ha deseado. Y a partir de este momento, el amor y la calidez de este lugar, comenzarán a construir su historia. Y sí, este libro es del género romántico, un romance en el tiempo y en la distancia. 

Uno de los puntos más positivos de la historia es la ambientación. África rodea la lectura con sus colores, sus atardeceres y sus habitantes. Hay muchas maneras de describir este continente, y Alethia elige la parte más mágica y sanadora del mismo, la parte positiva, solidaria y poderosa del fuego africano. Y es que nuestros protagonistas curarán sus heridas en una tierra alegre e impresionante. 

El libro nos relata la historia de tres protagonistas principales: Andy, nuestra joven inglesa, su prometido, Robb, y el capataz Albert, ambos relacionados más allá de lo que al principio vamos a suponer. Me ha gustado la caracterización que tiene cada uno, pues Andy es una bella mujer que a pesar de haber crecido dentro de la la educación femenina del siglo XX, tiene un espíritu rebelde e indomable; Robb es un terrateniente inglés con los modales de la época que busca en África una oportunidad de negocio; y Albert es un joven de tez blanca, cuerpo esculpido y rubia melena, que a pesar de tener nacionalidad inglesa, se ha fusionado con el nuevo continente, hasta parecer uno más de sus habitantes. 

El recurso usado por Alethia para contarnos la historia han sido distintos saltos temporales con los cuales logra captar la atención del lector. Además, ha desprendido mucha dulzura a la hora de escribir esta obra. El argumento es sencillo, pero todo es tan bello, que merece la pena leer una historia de amor en esta época, lugar, y condiciones. Aun suponiendo en ocasiones cómo se va a desenlazar todo, te acurrucas entre los sonidos, sensaciones y vivencias de Nakupenda. 

Pero sin duda, para mí lo más maravilloso ha sido la cantidad de expresiones (con sus respectivas traducciones al finalizar el capítulo) en swahili que aparecen en la obra. Y es que el propio título es una de estas palabras, que os recomiendo no descubrir antes de tiempo (cuando lleguéis a las últimas páginas del libro, encontraréis el significado). El swahili es un sonoro idioma que nos introduce aún más dentro del contexto. Alethia no nos habla de África, nos transporta hasta allí. Nos regala un billete de barco... pero no seremos los únicos con estos billetes, pues tienen un papel importante para todos dentro de la obra.

Ha sido una lectura perfecta tal y como es. Ideal para disfrutar con una historia de amor sencilla, bonita y magníficamente ambientada.


¿Volverías a leer algo de la autora? Me gustaría mucho, porque su forma de escribir me ha parecido muy acertada. Así que la deseo toda la suerte del mundo para futuras publicaciones y espero poder participar de ellas.

Kwa heri, queridos seguidores.

La Reina Lectora