miércoles, 28 de agosto de 2019

Las cuatro esquinas de mi pasado, de Alaitz Arruti.

Siempre he creído que los libros tienen vida y, arriesgándome a que me toméis por loca, os aseguro que he visto libros que desaparecen para que no los leas en cierto momento y libros que aparecen como por arte de magia para que los leas en ese momento. ¿Cómo llegan hasta allí? O... ¿Cómo desaparecen de ahí? Nunca lo sabremos. Las cuatro esquinas de mi pasado, de Alaitz Arruti, ha estado huyendo de mí estos últimos años. Me reencontré con él una mañana de domingo. Llevaba una semana de vacaciones en casa de mis padres, y la noche del sábado, había estado cazando estrellas fugaces con algunas piezas de, también, mi pasado. Estuvimos hasta tarde mirando el firmamento y el domingo me levanté con más sueño que vida. Así que decidí dar un paseo por mi biblioteca y hacer recuento de libros cuando la novela de Alaitz apareció. Por un momento, me pareció ver que su lomo sobresalía más que el resto, como si ya estuviese preparado para saltar desde la repisa de la estantería. Lo cogí antes de lo que hiciese, claro, porque si algo odio en esta vida, es un libro con el lomo dañado. Lo abrí allí mismo, y no lo volví a cerrar hasta que el día llegó a su fin.

No he podido quitarme de la cabeza, durante toda la lectura, la idea de que la obra parecía escrita por el director de cine Alex Holdridge. Ese tono en primera persona, que se mezcla con la propia vida de la autora, jugando al despiste, y ese recorrido emocional que hace la protagonista, Elena, hacia su pasado, pero desde un permanente presente (el día de su cumpleaños), me ha trasladado a las películas de este director. En concreto, la personalidad de Elena, me conectó de inmediato con Buscando un beso a medianoche, y me llevé una grata sorpresa al descubrir que la tercera esquina del pasado era una historia muy parecida a la que ocurre en esa película (salvando las distancias).

Alaitz mantiene durante toda la obra una especie de prosa poética que ya desde el inicio te empieza a atravesar. Es un relato íntimo en donde pareces tener una conversación directa con la autora. No es una historia de amor, sino de vida, y esto, hablando de amores pasados, es difícil de conseguir. La protagonista del libro nos hace un recorrido por cuatro de sus amores del pasado y nos cuenta cómo estos han influido en su vida... Pero lejos de ser un libro romántico, es un libro en donde el eje sigue siendo ella, Elena, y lo que va cambiando Elena tras el paso de estas relaciones.

Cuando leí el libro, en aquel domingo somnoliento, supe que Alaitz podría conectar casi con cualquier persona porque todos nuestros pasados tienen esquinas. Lo que no sé es si todos hemos gestionado y procesado estas esquinas con el talante con el que lo hace Elena. Por eso, las lecciones que va dejando la protagonista del libro, bien podrían ser lecciones propias. A mí me bastó un solo día para recorrer su pasado y el mío, y deleitarme con la música de las palabras de esta autora.

Como me gusta ser agradecida con los libros que me aportan cosas bonitas, ya he echado el ojo a las otras dos novelas de la autora: La castañera y Siempre, todavía. Y siempre en papel, claro, porque no he parado de subrayar (a lápiz, relax) frases de Las cuatro esquinas de mi pasado.



2 comentarios:

  1. Me alegro que te haya gustado pero no lo veo para mi, lo dejo pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Este título por si solo llama mucho la atención, y no te pienso tratar por loca los libros tienen vida propia, si la historia parece una película tiene que ser algo impresionante. que no sea romántico pero que se vea en la protagonista como influye en ella cada relación y el desamor y como le hace evolucionar ha tenido que ser una montaña rusa de emociones.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar

¡Muy importante! Antes de rellenar el formulario de comentarios revisa nuestra política de privacidad. No comentes ni rellenes ningún formulario si no estás de acuerdo con ella.

G R A C I A S por leer mis publicaciones y querer compartir tu opinión conmigo. Eres muy importante en mi Reino.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...