Me acabo de enterar de que las mujeres tenemos «unas cosas» que se llaman glándulas de Skene. Son dos glándulas ramificadas a ambos lados de la vagina, que por lo visto tienen que ver con la eyaculación femenina. ¿Eyaculación femenina? Sí, la mujer también eyacula. Ahora os hago una introducción de reseñista seria, pero es que estoy anonadada. ¿Por qué desconocemos tanto de nuestro cuerpo sexual?


María Hesse (la conocéis, lo sé, pero por si acaso, pincha aquí) dice que Eve Ensler dice, que aquello que no se nombra, no existe. El tabú destruye cosas sanas como los orgasmos. Y hay que empezar a ponernos serios ya con estos temas. María Hesse se ha puesto seria. Y se ha puesto a pintar. Y se ha puesto a escribir. Resultado: El placer.

Leer este libro, aparte de la evidente delicia que supone admirar las ilustraciones de la autora, es un descubrimiento. María habla de ella misma, en primera persona, y de sus primeros acercamientos a esto de la sexualidad y el placer. También habla de otras mujeres que se acercaron a estos temas antes que todas nosotras, y que fueron valientes en épocas en donde ser valiente era una bomba de relojería. María pinta vulvas (coños), pechos, cuerpos desnudos, clítoris e incluso dildos. Todo un abanico de imágenes que no estamos acostumbrados a mirar. Y más de una vez podemos estar tentados a mirar para otro lado, porque aún llevamos la vergüenza, el pudor y la represión muy dentro de nuestro ADN, pero es difícil escapar a los coloridos dibujos de la autora. Miras o miras. 

De El placer se puede extraer mucha información nueva, como por ejemplo, dónde está exactamente nuestro punto G. También se corroboran verdades que nadie dice en voz alta, como que solo un 30% de las mujeres tienen un  orgasmo ocasionado únicamente por la penetración. ¡Incluso te comparte una receta de tortilla de patata! Porque el placer está en todos los sentidos. Pero sobre todo, El placer, es un libro que abre caminos para seguir explorando y explorándonos. Su mayor logro es despertar la llama femenina, esa que se perdió en el camino con Lilith, y encender con esta otras tantas hogueras apagadas de las mujeres de nuestra vida y también de los hombres de nuestra vida. Porque es responsabilidad de todos, y creo que esta es la moraleja final de la obra, aprender y enseñarnos cómo se consigue un placer sano y libre de prejuicios ni moldes.

Preparando la entrevista con la autora
Espero que todos vosotr@s también descubráis, leyendo este libro, qué son las glándulas de Skene. Por cierto, YA es número 1 de los más vendidos en Amazon.