Hola reinotes y reinotas, ¿cómo estáis? Hoy me toca hablar sobre un pez gordo, ya que tengo a las puertas del reino a la mismísima Paula Hawkins con su nuevo best seller debajo del brazo. Cuando Paula escribió La chica del tren, estaba bajo una desagradable presión financiera que supo resolver muy bien con esta magnífica obra. Ahora la autora ya no sufre esta presión, pero tiene otra mucho mayor: las expectativas de sus lectores. Según he leído en diversas entrevistas, la escritora reconoce que jamás volverá a hacer un libro como La chica del tren. Es un fenómeno de esos que sólo se dan una vez en la vida, pero, sin embargo, tiene muchos otros temas que quiere indagar a través de su género de cabecera: el domestic noir. Yo tampoco creo que vuelva a hacer algo parecido a La chica del tren, al menos, no se ha acercado a él con Escrito en el agua.



¿Por qué decidí leer Escrito en el agua? La chica del tren fue uno de los mejores libros que leí en 2016 (tanto en inglés como en castellano), y quería repetir de nuevo con esta autora.


¿Cómo es la lectura de Escrito en el agua? El planteamiento argumental de Paula es siempre muy atractivo. No hay duda de que tiene un gran potencial como escritora y que se ha ganado con creces el título de la reina del thriller. En esta ocasión, otorga a a la historia de un halo sobrenatural donde caben brujas y leyendas sobre el agua en una pequeña y hermética población de Inglaterra. Sin embargo, aunque el argumento es quizás mucho más profundo, no ha arriesgado nada con respecto a La chica del Tren. Mantiene la misma estructura narrativa: capítulos cortos donde un personaje en primera o tercera persona relata su punto de vista. Personajes que tienen una personalidad muy similar a los que encontramos en su anterior best seller (de hecho, Jules bien podría ser un calco de Rachel). Y manejo de la información y de los tiempos muy parecido a lo que está acostumbrada a escribir. Por esta razón, en ocasiones se me hizo repetitivo y anodino, aunque también contribuye que esta vez la novela es más coral que la anterior, y son más los personajes que necesitan contar su experiencia. Sumado a una intención por parte de la escritora de sumergirnos en una trama con mayor carga reflexiva, ha frenado un poco el ritmo habitual del thriller.

A pesar de tener un mayor número de personajes, las piezas se han ido encajando bien. El foco sigue estando sobre el género femenino, con mucha fuerza en esta novela. Esta obra bien podría estar conformada por una serie de capas de cebolla que a medida que vamos retirando, no sólo nos acercamos más al asesino sino también al trasfondo social de la historia: mujeres conflictivas a las cuales se debe acallar, suicidios por insatisfacción, machismo y costumbrismo en un siglo que parece no avanzar en según qué creencias y comportamientos humanos. 

Durante el desarrollo de la historia, he visto alguna que otra escena poco verosímil, sobre todo en lo que concierne a la adolescente huérfana de madre. Paula tiende a llevar al extremo a sus personajes, cierto es. De hecho, ninguno de los personajes de la escritora suele estar exentos de pecado. Encarna en ellos una necesidad de hacer daño a otros o a ellos mismos. Pero esta vez he visto hilos sueltos, tanto en la investigación policial como en escenas poco creíbles, que no se presenciaban en La chica del tren.

Mi arsenal de Paula Hawkins
También intuyo que ha querido jugar con las fallos de memoria en Escrito en el agua, pero lo que parecía que iba a tener un peso importante en la trama, acaba estando circunscrito a un par de experiencias traumáticas de los personajes, sin mayor pretensión. "No te fíes de nadie. Ni si quiera de tus recuerdos" parecía la máxima de este libro. Pero creo que el mensaje es otro muy diferente, quizás relacionado con la represión del colectivo femenino, y en cualquier caso, no con la confusión de recuerdos en la memoria, ya que no le ha otorgado un peso suficiente.

¿Se ha metido quizás en demasiadas capas de cebolla usando la misma estructura que En la chica del tren? Yo creo que sí. Si quieres hacer una novela con mayor profundidad, adapta el planteamiento para ello. Si quieres ser fiel a la estructura habitual de tus thrillers, la trama debería haber sido simplificada. Sobre todo porque al final lo que ocurre es que está carente del famoso plot-twist o del twist ending. No hay demasiados giros argumentales y el final se ve venir

El ambiente que ha elegido para esta nueva novela, la premisa, la magia del lugar y el recurso del río como elemento central de todo el recorrido, es verdaderamente atractivo, tal y como comienzo diciendo. Pero no puedo evitar tener el sentimiento de que esta es una novela que se ha escrito forzada. En distintas entrevistas Paula ha declarado que a pesar de la presión, ha escrito la historia que quería. Y creo que ese objetivo está más que conseguido. Ella quería hablar de mujeres y de las cosas que le ocurrían a estas mujeres. También de la forma en que estas se llegan a relacionar en un hermético pueblo donde los hombres parecen tener pocos escrúpulos a la hora de hacerlas callar. Se nota que Paula tiene muy claro por dónde quiere ir, pero quizás la necesidad de publicar una nueva novela exitosa, ha ensuciado un poco el camino, porque aun siendo interesante, no llega a enganchar tanto como me gustaría.

Por tanto, creo que en general esta novela es un claro ejemplo de la gran escritora que surgió con La chica del tren. Es un reflejo de ella y es también, una perpetuación de la misma, ya que en ocasiones vemos mucho de Rachel y de otros elementos que ya se consolidaron entre los raíles de su anterior best seller. Pocos cambios con respecto a esto, pero una nueva intención de la escritora por crear algo más profundo y complejo, con más personajes y una nueva dirección. Quizás no ha llegado a sorprender del todo, pero tampoco creo que Escrito del Agua haya caído en picado. Not bad.


¿Volvería a leer algo de Paula Hawkins? Debo reconocer que me da miedo seguir leyendo novelas que parezcan copias de las anteriores. Me gustaría ver a la autora desenvolverse en otro estilo narrativo, otros ambientes, y otros personajes. Las novelas de Paula son muy marcadas. Sabemos que todo será decadente, que habrá muchos sospechosos, que los testimonios de cada personaje confundirán al lector y que sólo en el final se encuentra la respuesta. Además, sabemos cómo irá condurando la información y los sobresaltos. Si se encasilla en cosas parecidas, personalmente me aburriré de lo que leo. Pero una escritora como ella, que además, proviene de novelas románticas, sabrá encontrar las claves para seguir cosechando novelas de éxito. Y en cualquier caso, si todos los libros siguiesen siendo thrillers parecidos entre sí, a nadie le amarga un dulce.

Otras reseñas de Grupo Planeta:

🔖 Orfancia
🔖 Heaven. El hilo rojo del destino (Click Ediciones)
🔖 No me dejes (Espasa)

¿Habéis leído este libro? ¿Qué opinas sobre Paula Hawkins? ¿Y sobre la reseña?